Ya Estamos de Vuelta

Por: Mireya B. Anzieta Calle
Noviembre 12, 2020

En el 2019 iniciábamos entusiastas este desafío creativo de proponer una mirada catalizadora y atractiva de la educación inclusiva, jamás imaginamos lo que se vendría en los meses siguientes…y no sólo nos referimos a la pandamia por Covid19, sino al previo estallido social en Chile y al paro docente que también tomó varias semanas del año pasado. Respetuosos de estos sucesos, que son parte del devenir humano, acoplamos las actividades del Proyecto ACCEDU lo mejor que se pudo dentro de este dinámico y a veces incierto panorama. En marzo de 2020, cuando nos alistábamos para retomar actividades, se vino lo peor y que afectó seriamente lo planificado en el Proyecto: la suspensión indefinida de clases presenciales en todos los colegios de Chile, así como la imposibilidad de realizar encuentros masivos. El Modelo ACCEDU se sustenta en varias premisas, como la interacción positiva, cercana y vincular, compartiendo espacios escolares comunes, en presencia y tiempo real; por lo que todo lo diseñado y aplicado previamente en el 2019 tuvo que quedar en pausa durante estos largos meses de confinamiento.

“Cuando teníamos las respuestas nos cambiaron las preguntas.”

Esta poderosa sentencia que muchos atribuyen a Mario Benedetti, representa con gran sintonía lo que nos ocurrió como Proyecto. Sin embargo, no nació de las letras de este uruguayo, sino que fue captada en un muro de Quito, Ecuador, por Jorge Enrique Adoum, escritor de ese país, autor de Entre Marx y una Mujer Desnuda (1976); quien se maravilló con la oración y la compartió a Benedetti. La pandemia y el confinamiento no sólo fue un frenón repentino e inesperado para casi toda la humanidad, no sólo “nos cambiaron las preguntas”, cambiaron muchas dinámicas en la movilidad, en la comunicación, en el autocuidado, en la interacción familiar, escolar, laboral y más. La rápida respuesta adaptativa para dar continuidad al proceso de enseñanza-aprendizaje ha sido quizá el principal y más destacable hito de los establecimientos educativos en este período, respondiendo de múltiples formas según sus realidades pero apalancados la mayoría en la virtualidad y la tecnología. Ese desafío ha sido admirable, quizá extenuante para directivos, docentes y paradocentes, y por supuesto también para los estudiantes y sus familias; por eso merece reconocimiento y aprecio. Conscientes de eso, decidimos por meses observar y respetar la marcha de cada colegio, percibiendo paralelamente cómo por las autopistas virtuales se movía y se mueve información desbordante: cursos, talleres, webinares, jornadas en Vivo y una extensa y variada oferta temática accesible con tan solo un click.

Respuestas creativas ante desafiantes preguntas.

La distancia social y el uso de marcarilla para disminuir contagios de Covid19, ha puesto a límite la interacción social y ha obligado a llevar casi a cero las actividades que habitualmente eran naturales y espontáneas: el juego libre entre amigos, la práctica de algunos deportes, encuentros recreativos y de todo tipo, que forman parte de los rasgos gregarios del ser humano. Ante esto, urge pensar cómo protegeremos los principios básicos de aquellas interacciones positivas, principalmente entre escolares; y cómo acompañaremos, ojalá en un futuro no tan lejano, el regreso y participación plena dentro del entorno escolar. Mientras tanto, con nuestra alejada corporeidad, seguiremos mirándonos a los ojos al otro lado de una pantalla, intercambiando ideas, cocreando respuestas, vinculándonos aunque el mundo virtual no lo permita por completo.

Comparte esto en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp